Danza Oriental en Egipto

Danza Oriental en Egipto es un libro de 42,000 palabras sobre la historia de la danza del vientre publicado en 2016 por la escritora mexicana Giselle Rodríguez.

La autora, que es periodista y traductora además de bailarina, músico y profesora de danza oriental, reconstruye la historia del “belly dance” en 162 páginas con la ayuda de imágenes de danza plasmadas en pinturas, relieves, cerámicas, esculturas y fotografías, así como de narraciones de viajeros occidentales a Egipto, crónicas de época, artículos periodísticos, referencias bibliográficas y documentales sobre el tema.

El libro incluye, además, una lista con las canciones más conocidas para bailar “belly dance”, una guía de los ritmos más utilizados en la música árabe y un glosario de palabras y nombres relacionados con la música, la danza y la cultura árabe.

Si te interesa comprar el libro ($320 pesos mexicanos o US$30 para envíos fuera de México) búscanos en Facebook como Danza Oriental en Egipto o contacta a la autora por whats 04455 45337563 o por e-mail: mundoarabe@hotmail.com. No existe versión digital del libro, pues creemos en los libros de consulta en papel, y tampoco se consigue en internet ni en librerías; solo se compra directamente con la autora.

Í n d i c e

Capítulo 1 – Danza en el antiguo Egipto

  • La danza en los papiros
  • ¿La danza de la avispa?
  • Instrumentos musicales del antiguo Egipto

Capítulo 2 – Contacto con otras civilizaciones

  • Cualidades de las bailarinas
  • Qaynah
  • Danza en Al Andalus

Capítulo 3 – Los harenes del imperio otomano

Capítulo 4 – Ghawazi y awalim

  • Danza del vientre: las exposiciones universales
  • Origen del término belly dance

Capítulo 5 – Orientalismo

  • Fotografía del siglo XIX

Capítulo 6 – Badia Masabni

  • El cine egipcio de la época de oro
  • Tahiya Carioca
  • Samia Gamal
  • Naima Akef
  • Souhair Zaki, Nagwa Fouad, Fifi Abdo y Nadia Gamal
  • Reda Troupe
  • Banat Mazin
  • Ouled Nail

Capítulo 7 – La danza oriental en el Egipto moderno

  • La globalización de la danza oriental
  • Dina Talaat
  • Festivales de danza
  • Folklor: bastón, dabke, khaleeji
  • Elementos: shamadan, espada, melaya y alas de Isis

Capítulo  8 – Música árabe

  • Música en Egipto
  • Abdel Halim Hafez
  • Mohamed Abdel Wahab
  • Farid al Atrash
  • Um Kulthum
  • Canciones que toda bailarina debe conocer
  • Ritmos más comunes de la música árabe.

Capítulo 9 – Palabras y nombres relacionados con la música, la danza y la cultura árabe

Epílogo

registro autor danza oriental egipto jpg

Conferencia sobre la historia de la danza oriental impartida por la autora del libro “Danza Oriental en Egipto” en el Museo Nacional de Antropología como parte del programa académico de la Semana Árabe 2016 organizada por el CIDE.

Conferencia de Giselle Rodríguez sobre la historia de la danza oriental.

Conferencia de Giselle Rodríguez sobre la historia de la danza oriental.

Videoresumen de la conferencia

Constancia de participación

reconocimiento

Entrevista para el diario mexicano El Universal

Entrevista en el programa de radio por internet Belly Conexión

https://www.facebook.com/DanzaOrientalenEgipto/videos/1088425021230445/

Danza Oriental en Egipto in the press: The History of Belly Dance in Egypt in 20,000 word

 

Publicado en belly dance, danza, música | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Primer concierto de qanun y piano en México

El 26 de noviembre de 2019 el maestro marroquí Hicham Billouch, director de la orquesta Nour Marruecos, y Giselle Rodríguez ofrecieron el primer concierto de piano y qanun y México en la clausura de la Décima Semana Árabe en México, mientras que el ballet de Estudio Giselle Habibi participó con un show de danza. Los eventos tuvieron lugar en el auditorio Divino Narciso del Claustro de Sor Juana, que cuenta con unos magníficos retablos barrocos.

Publicado en belly dance, danza, música | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Fifi Abdo en Vogue Arabia

Resumen del artículo “Exclusive: Fifi Abdou As You Have Never Seen Before” publicado el 3 de noviembre de 2019 en Vogue Arabia por Nadine el Chaer.

A juzgar por su personalidad pública optimista, es difícil imaginar que Fifi Abdou tuvo un comienzo difícil, sin embargo, se convirtió en una famosa belly dancer y actriz, que ha protagonizado más de 20 películas y programas de televisión. Cuando era niña, Abdou buscó refugio de su madre abusiva con su tío. Él la mimó, dándole el amor, la atención y, lo más importante, el sabor de la libertad que tanto ansiaba. Esto le dio fuerza para seguir su pasión por la danza del vientre, lo que hizo desde temprana edad, a pesar de los cuestionamientos de su familia. Luego hizo su debut como actriz a la edad de 23 años en la película de 1976 “The Message” (El Mensaje), junto a Anthony Quinn e Irene Papas. A este papel le siguieron varias películas, series y obras de teatro, la más famosa fue Al-Hakika w Al-Sarab (Realidad e ilusión).

Abdou cree que puede interpretar todo tipo de personajes, con una sola excepción: la bailarina decadente. Aunque ha interpretado este papel en el pasado, se niega categóricamente a hacerlo nuevamente. “La danza del vientre está lejos de ser decadente. Solía ​​bailar, pero al mismo tiempo cuidaba a toda una familia, me mantenía y criaba a mis hijas ”. Si bien ella solo lamenta una película: la comedia de 2012 Muhimma Fi Film Kadeem (Una misión en una película antigua) – todavía hay algunos papeles de ensueño en su lista de deseos, incluyendo trabajar con grandes nombres como Sherif Arafa, director de Al Mamar (The Passage).

Fifi Abdou. Fotografía: Julian Torres

Le encanta la danza del vientre y la defiende ferozmente, desafiando a cualquiera que la ataque y subestime su valor. La danza del vientre la recompensó con amor y le abrió las puertas de la fama local e internacional, permitiendo a Abdou ganarse los corazones de las personas. Ella, a cambio, bailó para todos, incluidos presidentes de todo el mundo. Incluso caminó por la alfombra roja en el festival de cine de Cannes y se sentó con celebridades de Hollywood como Sylvester Stallone y Elizabeth Taylor.

Abdou, de 66 años, se siente cómoda como es y está satisfecha con su trabajo como artista profesional de danza del vientre. Ella no tiene remordimientos y no siente vergüenza, a pesar de que la profesión no siempre es valorada en la región. Los largos años no han marcado su rostro o alma con arrugas, sino que han hecho que su personaje tenga más experiencia y su pensamiento sea más maduro. Si bien es cierto que la danza del vientre es como un niño malcriado al que no abandonará, sabe cómo dejarlo atrás cuando está en casa, donde puede ser su verdadero yo: una esposa y madre devota. Ella no evitará que sus hijas se dediquena este arte si tienen talento para ello, porque cree que la danza del vientre es un arte universal que todas las personas entienden.

Ella desea agradecer a Dios primero, luego sus esfuerzos, dedicación y sus admiradores. ¿Podemos mencionar a sus admiradores sin pronunciar espontáneamente su famosa frase, “Khamsa mwah” (“cinco besos”)? Ella comparte los detalles de su vida en sus cuentas de redes sociales y sus fanáticos comparten su felicidad por sus logros y éxitos. También lloran con ella cuando es necesario y entienden cuando no puede compartir algo personal. Esta positividad y sinceridad tanto en los buenos tiempos como en los malos le traen mucha felicidad, pero siempre está ansiosa por mostrarles el lado positivo de su personalidad y vida; creyendo que, como artista, debería seguir sonriendo, pase lo que pase. “El artista es una vela que arde por la intensidad del dolor para dar luz, esperanza y felicidad a la audiencia”, dice ella.

Fifi Adbou rezuma elegancia. Fotografía: Julian Torres

Ella habla de sus admiradores con orgullo y amor, y ve a sus 5,5 millones de seguidores de Instagram como la mejor prueba de su humanidad y fama. “El entusiasmo y el anhelo de los fanáticos son la mayor prueba de mi estrellato, junto con las invitaciones que recibo para participar en varios espectáculos y eventos”, afirma. El secreto de esta fuerte relación entre Abdou y sus fanáticos es la sinceridad. Ella se asegura de ser genuina y humilde. Al mismo tiempo, impone límites basados ​​en el respeto mutuo y el amor sincero. Sin embargo, también ha sido blanco de odio: en la sección de comentarios, entre los elogios, siempre hay comentarios sobre su figura y clase. En respuesta, dice con confianza: “No impongo mi arte a las personas. Confío en mí y en mi arte. Aquellos a quienes no les gusta Fifi, su baile y su vida pueden dejar de seguirla y navegar por sus cuentas de redes sociales. Me ven como una anciana, pero creo que todavía puedo bailar de una manera respetuosa y educada que no hace daño a nadie, especialmente porque soy joven de corazón “. Agrega con su ingenio habitual: “Preguntemos al público sobre ¡mi edad! Todos me dan una edad más joven de lo que realmente soy. Soy una mujer buena, espontánea y natural, y esto se refleja en mi apariencia, así que parezco más joven”. Por supuesto, incluso envía sus besos a los que odian, diciendo:” Te quiero mucho, y aquí está ‘ Khamsa mwah “.

Abdou irradia alegría y energía cuando baila, manteniendo hábilmente su dolor y sufrimiento ocultos. Sin embargo, no siempre ha sido así, y hubo un período de cinco años cuando se dio por vencida y se convirtió en víctima de su dolor y pena por el fallecimiento de su hermano y hermana. Dejó de bailar y ganó peso, perdiendo la forma física y la elasticidad que solía tener antes. Ella se dio de bruces con la realidad un día cuando se vio en el espejo. Recordó lo feliz que la hacía bailar y decidió usarlo como remedio para su angustia. Ella trabajó duro para recuperar su fuerza y ​​con persistencia, encontró la manera de salir de la crisis. Así es como aprendió que lo que no la mata, la hace más fuerte. Ella se negó a fallar. Todo lo que quería era hacer lo que le da satisfacción. Incluso desde entonces, ha podido superar momentos vulnerables y transformarlos en una fuente de fuerza y ​​energía positiva. “Como todos, me gustan las personas fuertes que tienen la capacidad de superar su debilidad. Intento parecer feliz a la gente por triste que esté “, dice ella. Armada con este estado de ánimo, y el amor de sus fanáticos, pudo lidiar con la tristeza.

Hoy, Abdou es una artista en todo el sentido de la palabra. Mientras viaja por todo el mundo para difundir su arte y alegría, su corazón está particularmente inclinado hacia el Líbano, el país que considera su segundo hogar. Su felicidad se plasma en una fotografía tomada por el fotógrafo y artista Youssef Nabil, quien la adora. “Ella es una guerrera, una mujer simple y audaz. Me gusta su manera valiente en la defensa de la danza del vientre en nuestra sociedad, ya sea verbalmente o bailando a pesar de su edad. Ella le otorgó a la danza del vientre una ‘dignidad’ en las últimas décadas, y comparto la misma actitud con ella porque en mi trabajo, siempre busco mantener esta forma de arte que hemos mantenido en Egipto desde la época de los faraones”, dijo Nabil.

Fifi Abdou está orgullosa de los diferentes períodos de su vida. Si hay algo de lo que arrepentirse, serían los cinco años que pasó lejos del baile, atrapada en el dolor. ¿Qué desea ella hoy? Llevar una vida sana y respetable, reza a Dios para que la gente no deje de amarla como bailarina y como humana que nunca usa máscaras o abandona su verdadera naturaleza. Finalmente, enviemos “Khamsa mwah” para los fanáticos y “Khamsa mwah” para los que la odian hasta el final de la vida.

View this post on Instagram

#TheHappyIssue of Vogue Arabia is more than just revealing the playful side of fashion, it’s also about changing some sartorial norms, including reinventing the style of one of Arabia’s most cherished and funny stars. Can you guess who it is? Hint: “Khamsa mwah.” #عدد_السعادة من ڤوغ العربية يكشف الجانب المرح من عالم الأزياء ويتمحور حول تغيير المفاهيم المتداولة، بما فيها تقديم إحدى نجمات الوطن العربي بإطلالة مختلفة. هل يمكن أن تتوقعوا من تكون؟ تلميح: #خمسة_مواه #VogueArabia Editor in Chief: Manuel Arnaut (@mrarnaut) Video: Photo Boutique (@photoboutiqueeg) Stylist: Yasmine Eissa (@yasmineeissa) Hair: Shady Hasheem @shady_hair_stylist) Make up: Diana Harby (@dianaharbymua) Photo assistant: Amina Zaher (@aminazaher) Styling assistant: Nada Khedr (@nadakhedrr) Make up assistant: Ahmed Salsa (@salsa_meakup) Studio Courtesy: Gearbox Studios @gearboxstudios Production: SNAP14 @snapfourteen

A post shared by Vogue Arabia (@voguearabia) on

Publicado en belly dance | Etiquetado , , , , | 1 Comentario

Estudio Giselle Habibi en el Día Nacional de Marruecos

Para conmemorar el entronamiento del Rey Mohamed VI, la Embajada de Marruecos en México organizó una recepción el 30 de julio de 2019 a la que asistieron miembros de la comunidad diplomática, intelectuales y amigos de este país del norte de África.

El maestro Hicham Billouch invitó al ballet de Estudio Giselle Habibi a participar en este evento bailando chaabi marroquí y zayan amazigh (danza bereber).

 

  • Nota de La Voz del Árabe sobre el evento:

MARRUECOS EN MÉXICO SU DÍA NACIONAL

Publicado en actualidad, danza | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Origen del término “belly dance”

Por Ainsley Hawthorn*

(Para leer el artículo completo en inglés: https://www.euppublishing.com/doi/full/10.3366/drs.2019.0250)

 

De acuerdo con el diccionario Oxford de inglés, “belly dance” (danza del vientre) es “una danza oriental erótica realizada por mujeres, que involucra contorsiones abdominales”. (Esta definición ya fue modificada, ahora dice: Una danza originaria de Medio Oriente, en la que la mujer mueve su abdomen y caderas).

Las practicantes de habla inglesa de este estilo de danza generalmente atribuyen el término a Solomon Bloom, un promotor de la Exposición Internacional de Chicago de 1893, quien, según se informa, acuñó la expresión basándose en el término francés “danse du ventre” (literalmente “danza del vientre”) para atraer a los buscadores de emociones a su Algerian Village (Villa Argelina) y otras concesiones en el Midway de la exposición. Este documento describe la introducción del término “danse du ventre” de la lengua francesa, su relación con el término en inglés “belly dance” y la evolución de ambos términos a lo largo del tiempo.

La danse du ventre parece hacer su primera aparición en fuentes impresas francesas en relación con una obra del artista orientalista Jean-Léon Gérôme de 1863 titulada “La danse de l’almée” (La danza de la Almeh) [almeh significa en árabe “mujer aprendida”]. Las ʿawâlim eran una clase de artistas profesionales altamente educadas en Egipto que componían poesía y música, tocaban instrumentos, cantaban y bailaban. Mantuvieron una reputación virtuosa al actuar solo frente a audiencias femeninas, siempre ocultas de la mirada de los hombres. El Egipto de finales del siglo XVIII y principios del XIX también era sede de otro grupo de artistas femeninas: las ghawâzîi , bailarinas de la etnia dom que se presentaban en público. Si bien la prostitución era una profesión aparte, algunas trabajadoras sexuales bailaban para obtener ingresos adicionales o para anunciar sus servicios.

A principios del siglo XIX, sin embargo, el aumento de los impuestos, el colonialismo europeo y la influencia de la economía turística comenzaron a cambiar el rostro del entretenimiento egipcio. Los altos impuestos, las restricciones del gobierno y la prohibición en 1834 impuesta a las bailarinas para danzar en El Cairo hicieron que muchas artistas profesionales dejaran la capital y se fueran al Alto Egipto, donde la mayoría bailaba para extranjeros. Estos turistas estaban interesados ​​principalmente en la danza, por lo que las mujeres que antes podían haber sido cantantes, músicas, bailarinas y compositoras se dieron a conocer principalmente como bailarinas, y algunas comenzaron a brindar servicios sexuales en respuesta a la inseguridad económica. A raíz de estos cambios, la palabra alema perdió completamente su significado original de mujer culta. A principios del siglo XIX, su significado había cambiado a cantante-bailarina, y en la década de 1850 denotaba una bailarina-prostituta. El baile se convirtió en striptease, y más bailarinas empezaron a prostituirse.

A mediados del siglo XIX, la palabra almée era familiar para los franceses como un término para cantante y bailarina egipcia y, a veces, trabajadora sexual en las crónicas de viaje de los visitantes europeos a Egipto, algunos de los cuales detallaron explícitamente sus aventuras sexuales con bailarinas (y bailarines) locales. El cuadro de “La danse de l’almée” de Gérôme representa a una bailarina en movimiento ante un público de soldados sentados, acompañados por músicos que tocan el violín rebab, el tambor darbuka y la flauta ney. El torso y los brazos de la bailarina están casi completamente desnudos, vestidos solo con un chaleco corto de oro, abiertos sobre los pechos descubiertos, mangas de gasa y brazaletes. Ella inclina la parte superior de su cuerpo hacia atrás, con los brazos extendidos y la pelvis hacia la audiencia. Las posturas de los soldados en la pintura aprovechan una creencia europea de la época que equipara el agotamiento físico con la disipación moral: una persona moralmente recta conservaba la reserva limitada de energía del cuerpo rechazando la indulgencia. La pintura causó sensación cuando fue exhibida en el Salón de 1864, la exposición anual de arte de París:

“La policía egipcia prohíbe que las almehs bailen en público. L’Almée del Sr. Gérôme actúa impunemente ante el inmenso público parisino, ante nuestras madres, ante nuestros hijos y nuestras hijas la danza del vientre, la última palabra en la lujuria. Hasta ahora, el Sr. Gérôme se ha conformado con hacer que las mujeres se ruboricen. A este éxito ha añadido otro: hace que los hombres se ruboricen”.

(Léon Lagrange, ‘Le Salon de 1864’, Gazette des Beaux-Arts, Vol. 16 (1864)

La forma en que el nombre “danse du ventre” se relacionó con  la obra de arte de Gérôme, y si el término es anterior a la obra de arte, no está claro, pero fue ampliamente utilizado como título alternativo para la pintura en la prensa francesa.

En otra descripción del cuadro se lee:

“La cabeza está invertida …, los brazos están torcidos, las caderas están dislocadas. El objetivo de todo este movimiento es proyectar al frente un vientre desnudo e inflamado, que es el centro y el punto culminante de la pintura. No te molestes en agotar los diccionarios arqueológicos, no preguntes a un erudito qué es realmente esta “danse du ventre”. Examina en cambio la mirada ardiente de los espectadores, sus cuellos extendidos, sus actitudes ansiosas”.

(Charles Asselineau, ‘Le Salon de 1864’, Revue nationale et étrangère, politique, scientifique et littéraire, Vol. 17, no. 61 (May 1864))

Desde los inicios, el término “danse du ventre” fue inextricablemente relacionado con el libertinaje sexual y laxitud moral. En los años que siguieron, el término “danse du ventre” y la danza que describía eran lo suficientemente conocidos como para servir como piedra de toque cultural para los literati franceses. Un escritor de La Presse denigra la danza de las almehs en el Teatro Internacional de la Exposición de París de 1867, comparándolas desfavorablemente con las “almehs reales” y colocando el término “danse du ventre” en citas aisladas para describir su actuación.

“No hablemos de la “danse du ventre” realizada por almehs dudosas como acto de apertura. Las verdaderas almehs, siguiendo sus danzas, se inclinan ante los espectadores, que pegan monedas de oro a sus mejillas húmedas; ellas merecen que les tiren mucho dinero”.

(Paul de Saint-Victor, ‘Théâtres’, La Presse (9 September 1867).

En su novela Nana , Émile Zola compara las contorsiones de Nana mientras se examina a sí misma en un espejo a una almeh que baila “danse du ventre”. Incluso en las décadas previas a la Exposición Universal de 1889, la danza del vientre se convirtió en un fenómeno internacional. París comenzó a llenarse de imitadores que explotaban la curiosidad del público sobre el famoso baile de las almehs. Sus interpretaciones de la danza, adaptadas a los gustos de una audiencia francesa, a menudo se debían más a la imaginación de los artistas que a las danzas reales de Medio Oriente y África del Norte, pero según algunos relatos, se prefería esta imitación a la original:

“… la absoluta autenticidad de las cosas no es lo que más agrada al público … Una noche, en Folies-Bergère, el Sr. Sari tuvo la idea de mostrar al público parisino almehs reales, auténticas, venidas directamente de El Cairo, que bailaron la famosa “danse du ventre” como en la pintura de Gérôme. [La multitud] no tuvo suficientes silbidos para saludarlas. Hicieron un alboroto del infierno. También gritaron: “¡Abajo las almehs!” El Sr. Sari no insistió. Envió las almehs reales de vuelta a Egipto y rápidamente escribió en su póster, en letras muy grandes: “Demostración de almehs falsas. El público se lo comió”.

(Jules Claretie, ‘La Vie à Paris’, Le Temps (6 July 1883)

Cuando la Exposición Universal se inauguró en París en mayo de 1889, sus “aldeas vivas”, cuyos residentes habían sido llevados a Francia para recrear la arquitectura, el arte y la atmósfera de sus países de origen, fueron objeto de un enorme interés público.

La exposición “Rue du Caire” (Calle de El Cairo) fue la segunda atracción más popular de la exposición después de la Torre Eiffel. Una evocación más que una reproducción exacta, la calle se montó utilizando elementos arquitectónicos recuperados durante la demolición de partes del casco antiguo de El Cairo.  Su posición cerca de la ‘Sala de Maquinaria’ de la Galerie des Machines, un santuario de la innovación tecnológica europea, reforzaba el contraste orientalista entre el Occidente progresivo y el Oriente regresivo reflejado en las representaciones de Oriente Medio en Europa y América del Norte desde entonces y hasta la fecha. Sin embargo lo que atrajo a la multitud de parisinos a la Rue du Caire no fue su arquitectura, sus casas, mezquitas ni el minarete elevado, sino los cairotas que la habitaban, y ninguno se volvería más emblemático en la exposición y, en última instancia, de la exposición en su conjunto que las almehs:

Georges Coutan, La rue du Caire, « Concert égyptien, c’est ici la vraie, l’unique danse du ventre ! », dans L’Exposition pour rire. Revue comique, [1889]

“Es cierto que el Campo Marte no tienen ni el Nilo ni las Pirámides, pero eso es un mero detalle. Egipto son las almehs, y tenemos a Aïcha, una estrella entre las bailarinas de ese país”.

(Michel, ‘Le Tour du monde à Paris).

A fines de 1889, la danza del vientre estaba de moda en toda la ciudad de las luces, y cientos de referencias a ella aparecen en los periódicos franceses de la época:

“En París, la danse du ventre es la gran preocupación del momento. La danse du ventre ha salido de la Rue du Caire y, desde allí, se ha extendido a todos los establecimientos”.

(Aurélien Scholl, ‘Chronique Parisienne’, Le Matin (5 October 1889)

El término “danseuse du ventre” (bailarina del vientre) fue introducido en este período para referirse a las artistas de la danza como una alternativa a la almée, tal vez debido al hecho de que cada vez más mujeres europeas estaban presentando sus propias versiones de danse du ventre en los cabarets y cafés cantantes de París. Una publicación de 1893 se refiere a la danse du ventre de un artista del Moulin Rouge como ‘franco-turca’. (Maurice Delsol, Paris-Cythère : étude de moeurs parisiennes (Paris: Imprimerie de la France artistique et industrielle, 1893), p. 182.)

En un mundo cada vez más conectado por la tecnología de las telecomunicaciones, los ferrocarriles y los barcos de vapor, la Exposición Universal de 1889 causó un gran revuelo en todo el mundo: más de un millón de visitantes extranjeros asistieron a la exposición, que atrajo la atención de los medios internacionales. Fue en este momento que la expresión “danse du ventre” ingresó a otros idiomas europeos además del francés como designación para los bailes de las almehs en la Rue du Caire, idiomas que incluían el checo, el danés, el holandés, el sueco y el español (A. B., ‘Paris y la exposicion’, La Monarquía (1 August 1889).

“Danse du ventre” aparece en fuentes en idioma inglés al menos dos veces antes de 1889, una vez en comparación con los bailes de los gitanos (‘A Gypsy Dance’, The Times, Shreveport, LA (2 September 1883)  y una vez como título alternativo de “La danse de l’almée” de Gérôme, pero la frase comienza a aparecer con mayor frecuencia en los medios impresos británicos y norteamericanos en relación con la Exposición. Universal:

“En la exposición de París se puede ver una danza que, con toda probabilidad, es muy parecida a la que bailó Salomé ante Herodes. Es la danza del vientre, como la baila en los diversos conciertos de la Rue du Caire mujeres argelinas, tunecinas y egipcias”.

(‘Dancing Girls in Paris’, Chicago Tribune (September 29, 1889).

La danza de Oriente Medio y África del Norte no era desconocida para el mundo de habla inglesa en este momento. El término ‘almeh’ se había tomado prestado del francés al final del siglo XVIII, y los visitantes británicos a Egipto introdujeron el término ‘ghawazee’ a principios del siglo XIX. En la Exposición del Centenario de Filadelfia de 1876 participaron tanto bailarinas solistas tunecinas como turcas (‘An Immoral Coffee-House’, The New York Times (June 15, 1876), y el ‘baile de abeja’ habían sido ampliamente publicitado en los medios norteamericanos y británicos antes de 1889. El baile de la abeja era un tipo de striptease realizado por algunas bailarinas egipcias para turistas europeos, en el que la bailarina hacía la mímica de que se le metía una abeja debajo de su vestido y gradualmente se quitaba capas de ropa mientras las buscaba. Versiones de la danza de las abejas se realizaron en Inglaterra y Estados Unidos desde mediados del siglo XIX, a menudo por artistas occidentales.

La expresión ‘danza oriental’ estaba en uso en el siglo XIX, pero como un término general que podía referirse a las diversas danzas del Cercano y el Lejano Oriente. Para mayor especificidad, a veces se usaban topónimos o etnónimos, por ejemplo. “Baile egipcio” o “árabe”. ¨Por lo tanto, el término “danza del vientre” parece haber sido adoptado fácilmente después de la exposición de París porque el inglés carecía de terminología para denotar específicamente las danzas articuladas en el torso de Oriente Medio.

Cuando se anunció a Chicago como sede de la Exposición Universal de 1893 para conmemorar el 400 aniversario de la llegada de Colón al Nuevo Mundo, los planes para la feria incluían exposiciones culturales que competirían con los de París, incluyendo la Rue du Caire (calle de El Cairo). El empresario de entretenimiento Sol Bloom tenía apenas 21 años cuando se convirtió en gerente del Midway Plaisance. Bloom era el dueño de la aldea argelina, en donde actuó la misma compañía que se presentó en la Exposición Universal de 1889 y sus finanzas personales, además de su reputación profesional, contribuyeron al éxito de Midway.

Según la leyenda, él inventó el nombre de “belly dance” basándose en el término francés “danse du ventre” para impulsar el negocio de las concesiones en el Midway. La palabra “vientre” fue sensacional no solo porque aludía a una parte del cuerpo de una mujer estrechamente controlada, con corsé y oculta, sino por la escandalosa reputación de la “Bella Union”, apodada la “Belly Union”, una sala de entretenimiento en San Francisco que ofrecía shows femeninos a audiencias masculinas.

La explotación de la percepción pública un tanto sórdida de la danza del vientre fue la principal de las tácticas promocionales de Bloom para atraer a los buscadores de la emoción victorianos a la exposición. Después de una reunión del Club de Concesionarios de mayo de 1893, en la que Bloom fue secretario, un ministro de Chicago estaba convencido de dar un sermón condenando el indecente baile oriental del Midway. La indignación pública que siguió atrajo a curiosos y lascivos a las concesiones de Oriente Medio y Norte de África de la feria, y la asistencia se disparó. Sin embargo, en ningún momento Bloom se toma el crédito de haber acuñado la frase en inglés que quedaría indeleblemente vinculada a los bailes de Oriente Medio y África del Norte. En su lugar, en su autobiografía dice que el nombre surgió orgánicamente como una interpretación popular de “danse du ventre: “Cuando el público se enteró de que la traducción literal era” danza del vientre “, concluyeron encantados que debía ser salaz e inmoral. Llegó la multitud y yo tenía una mina de oro”.

El término ‘danza del vientre’ entró definitivamente en el léxico inglés solo después de la Exposición Universal de 1889, como calco, o traducción literal, de “danse du ventre”. La expresión aparece en la edición del 22 de noviembre de 1889 del Yorkshire Factory Times, en una artículo titulado ‘La Exposición de París: Figuras extraordinarias’, que ofrece una visión general de la asistencia y los ingresos de la exposición y sus concesiones:

“Un café en la Rue du Caire atrajo a 2,000 espectadores diariamente para ver la “danza del vientre”, y ganó un total de 400,000 francos. Del mismo modo, un relato de la exposición publicado en 1891 en un diario de Nueva Orleans ofrece “danza del vientre” como una traducción de danse du ventre: “El Café Egipcio, que nos presentó la “danse du ventre”, o indecente danza del vientre, ganó por si solo 500,000 francos”.

En The Dream City, un libro de fotos de 1893 de la exposición contiene una imagen titulada: “A performer of the danse du ventre” (una intérprete de la danza del vientre).

En los periódicos en inglés archivados en newspapers.com, “danse du ventre” pasa de 40 ejemplos antes de 1893 a 991 entre 1893 y 1895, cuando el fervor alrededor de la exposición de Chicago alcanzó su cúspide. En comparación solo hay 11 ejemplos de “belly dance” entre 1893 y 1895. “Stomach dance” (danza del estómago) es una forma más común de referirse a la danza de Oriente Medio y el Norte de África que “belly dance” durante este periodo: aparece en 35 artículos en periódicos entre 1893 y 1895.

El término “belly dance” (danza del vientre) no comenzó a surgir por si solo sino hasta 1950, cuando la bailarina egipcia Samia Gamal se convirtió en la estrella de la gala de cumpleaños del Rey Farouk de Egipto en Deauville, Francia. La cobertura de los medios de Gamal se refirió ampliamente a su actuación como “belly dance “, a pesar de que ella y, más tarde, otras bailarinas egipcias se apresuraron a ofrecer alternativas:

“Samia Gamal, la bailarina favorita del rey Farouk, hizo una mueca cuando le preguntaron si bailaba la danza del vientre. ‘Danza oriental’, corrigió”.

(Robert Musel, ‘Farouk Tours Deauville Nightspots with Dancer; Narriman Stays Home’, The Terre Haute Tribune (August 20, 1950)

 

Cuando Gamal llamó a lo que ella hacía “danza oriental“, estaba traduciendo el término árabe “raqs sharqi“, que en 1950 era el nombre aceptado para su estilo de danza solista en Egipto. Durante el período de “protectorado velado” del dominio británico en Egipto de 1882 a 1914, el adjetivo sharqi, que significa “oriental”, se usó para distinguir las cosas que eran nativas de Egipto o Medio Oriente de las que eran afranki o afranji, que significa “extranjero”. ‘En ese momento, el término raqs sharqi se refería generalmente a cualquier danza de origen de Oriente Medio, de manera muy similar a la manera en que “danza oriental” designaba a cualquier danza del Cercano o Extremo Oriente en el inglés del siglo XIX.

A lo largo de los años veinte y treinta, raqs sharqi se asoció gradualmente con un estilo de baile específico que luego se desarrolló en las salas de entretenimiento egipcias, un estilo que combinaba la articulación improvisada del torso con elementos occidentales como posturas elevadas, movimientos de brazos intrincados y pasos de desplazamiento expansivos.

Samia Gamal bailando para el Rey Farouk en el casino Deauville en la Gala Franco Egipcia en agosto de 1950

Samia Gamal parece haber objetado la frase “danza del vientre” no porque fuera un nombre inapropiado para la danza de Oriente Medio y África del Norte en general, sino por el hecho de que la danza del vientre y raqs sharqi eran estilísticamente distintos:

“En la danza del vientre, los pies no se mueven, pero todo lo demás lo hace, especialmente el vientre”, explicó. “En la danza oriental, los pies no están plantados y las manos y los brazos son las partes más expresivas del cuerpo en lugar del abdomen”.

(Reynolds Packard, ‘Samia Gamal Throws Out Belly Dancing’, Detroit Free Press (January 5, 1952)

En la década de 1950 en Egipto, el término “hazz al-batn” (mover la panza) se usó de manera peyorativa para describir el baile no calificado, así que para Samia, la ‘danza del vientre’ en inglés puede haberse acercado demasiado a este insulto árabe, lo que la llevó a diferenciar su estilo de actuación de otros tipos de bailes articulados en el torso.

_____

*Ainsley Hawthorn, doctora en idiomas y civilizaciones de Oriente Próximo por la Universidad de Yale.

 

Publicado en belly dance, danza | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios

Estudio Giselle Habibi | Festival Internacional de Cultura de Atizapán

Participación de Estudio Giselle Habibi y el derbakista Rashid Luna en el Festival Internacional de Cultura 2019 de Atizapán de Zaragoza. Show en el Centro Muncipal de Arte y Cultura el 23/06/2019 en el que se presentaron los siguientes estilos de danza:

1. Zayan amazigh (folclor bereber de Marruecos).
2. Melaya laff (Egipto)
3. Danza con shamadan y charola con velas
4. Belly dance (danza oriental)
5. Flamenco oriental (fusión)

Publicado en belly dance, danza | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Películas egipcias en Netflix con escenas de danza

Es inusual que el cine árabe llegue al mundo hispanohablante, y mucho menos con subtítulos. Así que ahora que hay en Netflix tres películas egipcias que nos pueden ayudar a entender muchas cosas sobre la sociedad egipcia y el papel de la bailarina en ella, no hay que desaprovechar la oportunidad de verlas.

Abdo Mota (2012)

https://www.netflix.com/watch/81035861?trackId=13752289&tctx=2%2C3%2Cfa540b6edc7558abbe1176d26ecfe4afa140b826%3A68e8fd66a814e7dd793528ee15f62c83ffcea3a6%2C%2C

Producida por Ahmed el Sobky y dirigida por Ismail Farouk, la película trata sobre un mafioso de un barrio pobre de Egipto (Mohamed Ramadan) que sale de la cárcel y debido al amor de una mujer humilde pero trabajadora intenta reformarse y alejarse del crimen. La película cuenta con escenas de danza de la bailarina egipcia Dina, quien es amante del protagonista y recibe dinero tanto de él como del narcotraficante más poderoso del barrio debido a que tenía un hijo enfermo al que mantener.

En una escena Abdo Mota golpea a su hermana al enterarse de que salía con uno de sus amigos criminales. La hermana solo logra que se detenga cuando le recuerda que, siendo el exconvicto, ningún hombre respetable querría casarse con ella.

Al final los amigos de Abdo Mota lo traicionan e idean un plan para inculparlo de un delito que no cometió y él termina regresando a la cárcel, en donde se arrepiente de sus errores, como no apoyar a la novia que embarazó, engañar a su prometida con su amante Dina y tener una vida llena de violencia. Su prometida acaba casándose con el narcotraficante más poderoso del barrio, decepcionada de pensar que Abdo Mota había vuelto a delinquir y también porque se enteró que el día de su fiesta de compromiso había pasado la noche con Dina.

The Bulbul’s Nest (2013)

https://www.netflix.com/watch/81035857?trackId=14277281&tctx=0%2C0%2Ca0d6ff12-d66b-4dc0-aaf6-e96dbddb8b5a-17711216%2C%2C

Esta película, del director Husam El Gohari, trata sobre el camino de un aspirante a cantante a la fama. Cuenta con la participación de Dina, que interpreta el papel de jefa de un grupo de bailarinas, y de los cantantes Saad el Soghayar y Mahmoud el Leithy.

Roh’s Beauty (2014)

https://www.netflix.com/watch/81035851?trackId=13752289&tctx=2%2C5%2Cfa540b6edc7558abbe1176d26ecfe4afa140b826%3A68e8fd66a814e7dd793528ee15f62c83ffcea3a6%2C%2C

Esta película, producida por Nada al Sobky y dirigida por Sameh Abdulaziz, trata sobre una hermosa mujer cuya belleza acaba siendo su maldición. La protagonista, Ruh, interpretada por la actriz y cantante libanesa Haifa Wehbe, es una mujer cuyo marido se va a otro país poco después de casarse con ella y la deja al cuidado de su madre, quien la trata con dureza. Una noche hay una boda frente a su casa que ella observa por la ventana y su suegra le ordena que se vaya a su cuarto a dormir. En sueños, Ruh baila sensualmente en esa boda acompañada del cantante Hakim en una escena sumamente candente.

Por ello, y por las constantes tomas de distintas partes del cuerpo de la guapísima Haifa Wehbe, la película fue vetada en Egipto poco después de su lanzamiento por ser considerada demasiado inmoral. Otros afirman que se trata de un plagio de la película italiana Malena protagonizada por Monica Bellucci.

Lo cierto es que la película es un reflejo de algunos de los peores males de la sociedad egipcia: primero, el hecho de que la mujer, una vez casada, se vuelve un tanto prisionera de su casa ya que las normas sociales dictan que no debe salir sin ir acompañada. Segundo: lo cuidadosas que deben ser las mujeres para que no se dañe su reputación. En una de las escenas una mujer, envidiosa de su belleza, idea un plan para dañar la honra de Ruh: entra a su casa con su marido, quien se desnuda hasta quedarse en ropa interior, y a Ruh le arrancan la ropa por la fuerza. Una vez que montaron la escena, empiezan a gritar para que todo el vecindario se entere de que Ruh tuvo relaciones sexuales con su marido.

Tercero, cuando muere la suegra de la protagonista y ella se queda sola en casa, empieza a ser acosada por el proxeneta del barrio quien no logra convencerla de que se prostituya. Al final, él entra por la fuerza a casa de Ruh con su jefe, quien la golpea y la viola. Cuando recupera la conciencia, abandona el barrio con sus pertenencias en una maleta, repudiada por todos.

La película también fue un escándalo porque el único protector de Ruh y quien la amaba realmente es un niño que la espiaba por las noches por la ventana y que a fin de cuentas es el único personaje con autoridad moral en un barrio corrompido por el vicio, el crimen y el dinero. Como dato interesante, la bailarina Nagwa Fouad participa en la película interpretando el papel de Sabah, una bailarina retirada que intenta empoderar a Ruh como mujer.

The Republic of Imbaba (2015)

https://www.netflix.com/watch/81035847?trackId=13752289&tctx=0%2C0%2C63ac79e924fe806c6e30db30c9907cdc97fa3cd2%3A8e2978f9ed5a0cdc5149b40e1eeefdaf8ffe168f%2C%2C

Otra película sobre la vida en los barrios pobres de El Cairo, producida por Tarek Abdel Aziz. (Guión: Mostafa el Sobky) Trata sobre un hombre humilde (Bassem Samra) que intenta ganarse honestamente la vida y que se ve obligado a abandonar el barrio cuando el mafioso más poderoso se enamora de la misma mujer que él. Como en el caso de Abdo Mota, el hermano de la chica intenta obligarla con violencia a casarse con el mafioso para el que trabajaba, y ella acepta a condición de que él retirara los cargos falsos que levantó en contra de su amado.

Al final el exiliado regresa a su barrio como un hombre rico tras trabajar durante una temporada para traficantes de piezas arqueológicas y consigue que el mafioso se divorcie de su amada. Pero ni su dinero logra protegerlo de la envidia y acaba perdiendo a su madre y su mejor amigo en un enfrentamiento con el hombre que arruinó su vida.

La película cuenta con escenas de danza de las bailarinas egipcias Kamelia y Sahar Samara.

30 Days of Luxury (30 youm fi el3ez )

https://www.netflix.com/watch/81035844?trackId=13752289&tctx=0%2C0%2Cf14b6a212c7217773fe46a722bc182b0a9930f45%3A1a323ecb8920aec8970230b57878d2b05b3fc76d%2C%2C

Otra producción de Ahmed El Sobky, que tiene como protagonista a la bailarina de origen armenio Safinaz. La película, de 2016 y dirigida por Hani Hamdi, trata sobre el plan de una bailarina extranjera para devolver la vida a un cabaret con la ayuda de cinco convictos a quienes mantiene de su lado seduciéndolos con su belleza. Contiene 3 escenas de danza de Safinaz y una de la bailarina egipcia Sahar Samara. Cabe destacar que de todas las películas mencionadas en esta entrada, es la única en la que no hay violencia contra la mujer. También actúan los cantantes Mahmoud El Leithy y Saad el Soghayar.

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Fi baladi: short film by Mariam Nader

Para leer la entrevista en español:

FI BALADI: CORTOMETRAJE DE MARIAM NADER

As an Egyptian, filmmaker Mariam Nader felt the need to do something to rescue the original art of oriental dance. The answer to this concern was “Fi Baladi”, a short film in which two iconic Egyptian dancers, Nagwa Fouad and Dina, gave their opinion about the decay of this dance. The short film includes some dance scenes by Amie Sultan, a contemporary Egyptian dancer who left ballet to devote herself fully to oriental dance.


Nagwa Fouad, who was born in 1939 of an Egyptian father and a Palestinian mother, was one of the most recognized Egyptian dancers and actresses.

From 1957 to 1994 she participated in more than 80 films such as Touha, Sharia the Hob, Las Orientales, Nemar the Talamzah and The Mushajibun and, more recently, in two television series: Le Ala Ser and Ard al Neqaf. In 1976 the famous Egyptian musician Mohamed Abdel Wahab composed a piece of music especially for her show: Qamar Arbatashar.

During her career, characterized by her innovations in dance, she danced for personalities such as the former US Secretary of State, Henry Kissinger. In the 70s her fame was such that journalist Thomas W. Lippman wrote an article about her in the Washington Post:
https://www.washingtonpost.com/archive/lifestyle/1977/11/04/the-queen-of-the-belly-dance/fae93bda-9417-4e48-a2ee-be72714e0ce9/?utm_term=.0136f9408d76

Dina Talaat has remained the undisputed queen of oriental dance in Egypt since the 80s and until now. She started hes career in the folk dance group Reda Troupe. Unlike other dancers who did not go to university, Dina has a master’s degree in philosophy from Ain Shams University.

In 2011 he published an autobiography entitled “Huriati fi al Raqs” (My freedom to dance). In 1998 Newsweek magazine called her “the last Egyptian belly dancer” https://www.newsweek.com/saudis-and-last-egyptian-belly-dancer-89525

She has participated in several films such as The Kammasha, Party fi harty and Abdo Mota and television series such as Rodda Qalbi, Raya wa Sekina and Nasr al Said. In addition, 30 years after starting her career as a dancer, she continues to give seminars around the world and participating as the star teacher in the prestigious international oriental dance festival Ahlan Wa Sahlan in Cairo.

In 2014 she organized a television contest “Al Rakesa The Belly Dancer”, which served as a platform for foreign dancers like Alla Kushnir (Ukraine), Oxana Bazaeva (Russia) and Brenda (Argentina) to achieve fame in Egypt.

Giselle Rodriguez* as La Voz del Árabe (LVÁ) interviewed Mariam Nader (MN).

What was your motivation to make this short film?

My motivation was to enhance the original art of belly dance as it has mostly turned into strip dance nowadays, especially in Egypt and people started to degrade it although it was such a respected art before.

Where did you study film making?

I studied film making basics at the German university in Cairo, applied arts media department, in additon to self studies on YouTube.

What is your nationality and have you belly danced yourself?

I am Egyptian and yes for sure I have danced myself as I love this kind of dance and it’s popular in Egypt so most ladies in Egypt have experienced this dance.

What is your personal opinion about Egypt’s frowning upon belly dance?

I think Egypt should care more about belly dancing schools as there are no professional schools here in Egypt to teach it professionally in order to encourage Egyptian ladies to get back on theater, getting back the original artistic moves, music and art.

It is not easy at all to do so but I wish and I think many other people wish to see and watch the original belly dance again without any vulgar moves or costumes.

You can follow Mariam Nader on her social networks:
Facebook: https://www.facebook.com/marjvideography/

Vimeo: https://vimeo.com/mariamnader

Instagram: @marjvideography_bymariamnader

 

_____________________________________________________________

* Giselle Rodríguez is the author of the book Oriental Dance in Egypt, a 38,000 word journalistic investigation into the history of belly dance, on sale through Facebook https://www.facebook.com/DanzaOrientalenEgipto/

 

 

Publicado en belly dance, cine, danza, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario