Checkpoint Rock: Canciones desde Palestina

 

checkpointCheckpoint Rock: un documental que desvela los sueños, las frustraciones y las esperanzas de los palestinos expresadas a través de la música dirigido por el vasco Fermin Muguruza.

“El rap es el CNN de la calle”, dice Chuck D, de “Public Enemy”.

Es por ello que este artículo se centra en las letras de algunos de los músicos que participaron en el documental, la mayoría de ellos pertenecientes a una generación que se inspira en poetas como Mahmoud Darwish y Tawfiq Ziad, y la música de clásicos como Warda, Um Kulthum, Abdel Halim Hafez y Majda Rum, entre otros.

DAM

El trío se compone de Tamer Nafar, su hermano Suhell y su amigo Mahmoud Jrere. El nombre del grupo significa sangre en árabe y hebreo, pero también es el acrónimo de “Da Arabic MCs”.

“No tengo libertad” (Ana mali hurria)

Donde voy veo fronteras, la humanidad encarcelada.
Por qué no puedo ser libre como los otros niños del mundo.
Llevamos más de 50 años presos detrás de pentagramas,
De arreglos que nada cambian si miramos a través de las barras.

Vemos un cielo azul, una estrella me recuerda mis límites,
Pero soy fuerte, no puedes limitar mi esperanza
Con un muro que me separa de mi tierra.

Seguiré ligado a Palestina, a Janin,
Como un embrión a su cordón umbilical.
Mis pies son raíces de olivo
Que dan fuerza a nuevas ramas.

Cada rama creciendo por la paz
Bajo la ocupación rechazando detenerse
¿Por qué no tengo libertad?
Rechazo vivir en la esclavitud.

Buscamos la paz y nos convirtieron en niños de guerra,
Nos quieren en una cárcel con los ojos vendados y ciegos.
Pero miramos a los niños libres y siempre queremos una vida mejor.
Nuestros líderes y sus discursos titulados en la sumisión.

Utilizamos la fuerza porque somos débiles,
Para que la vida nos trate mejor, sin lástima.
No quiero vivir arrodillado ni morir de pie.

Sigo viendo la ocupación, tendiendo su mano pero no por la paz
Ni la igualdad, sino para ahogarme, ofrecerme otra masacre,
Y el muro que me separa de mí mismo y no me deja ver el cielo.

Cincuenta estados educan a uno más,
y maman de la misma madre que acabó con los indios americanos
Nos lavan el cerebro, nos exterminan,
y después dicen que nosotros somos los culpables.

Pero todos los ejércitos del mundo son débiles
Ante la esperanza de los niños
Queremos una generación valiente
Que mire al horizonte para construir nuestra historia
Para ir más allá con nuestros ideales.

Amal Murkus

Amal Murkus canta a la añoranza de la tierra y a la libertad, sobre la injusticia y la pobreza. “Para mí cantar es un arma de destrucción masiva contra la pobreza y la desesperación”, dice Amal, que tiene un programa de radio llamado “Se abre el telón” en el que promociona la música palestina.

Otra de sus canciones se basa en el poema de Mahmoud Darwish: “Diario de una herida palestina”.

Oh orgullosa herida mía
Mi patria no es una maleta
Ni yo soy un viajero
Soy el amante, y la tierra es mi amada.

Muthana Shaban

Es un “rimador” considerado por Suhell, miembro de la banda DAM, el precursor del rap árabe. En una de sus letras, dice:

Dios me dio dignidad porque soy de Jenin,
Tierra tolerante y fértil,
La de los pueblos, el campo de refugiados y la ciudad.
Tiene una historia dura, se enfrenta al enemigo
Como un castillo fortificado.

En una colaboración con Suhell, canta:

Oh pájaro, tú que vuelas a mi casa
Visita el trigal, mis padres y mis amores
Envíales saludos, y que Dios te cuide.
Por favor, cuando pases por Jalame y Arrabe saluda a los vecinos,
A la tierra viva de Lod y no olvidamos a Ramallah.

Shadi al-Assi

Vive en el campo de refugiados de Dheishesh y trabaja en la organización cultural Ibdaa.

El que pierde el oro lo puede encontrar en el mercado.
¿Pero si pierdes la patria?
Dime tú ¿cómo la vuelves a encontrar?

Dice una de sus letras. En una colaboración con Suhell, canta:

Volveremos a nuestra tierra,
Volveremos para construir nuestras esperanzas.
Porque tiraste una piedra te tiraron dentro.
Sigue con la cabeza alta.

Eres como Bilal en la época del profeta.
Porque rechazas que te quiten la luz
Y te dejen en la oscuridad.
Rechazas la tristeza y que te quiten la sonrisa.

Y para todas las familias de los presos,
Vendrá el día en el que les volveremos a ver.
Volveremos a Palestina,
Volveremos al amor
Volveremos para la paz.

Sabreen

Sabreen, fundado por Said Murad, empezó como un grupo musical en Jerusalén en 1980 y en 1987 se convirtió en Sabreen Association for Artistic Development, una organización comunitaria sin ánimo de lucro que se especializa en promover la música y combinarla con distintas expresiones artísticas. El nombre “sabreen” significa pacientes, una cualidad indispensable para poder sobrevivir en Palestina.

Una de sus canciones se basa en el poema “Sobre un hombre” de Mahmoud Darwish.

Le pusieron una cadena en la boca
Le ataron las manos a la roca de los muertos
Y le dijeron asesino

Le robaron su comida,
Su ropa y sus banderas
Encerrándolo en la celda del condenado
Y le dicen ladrón

Le expulsaron de todos los puertos
Le arrebataron a su pequeña amada
Y luego le dijeron refugiado.

Tú que tienes los ojos y las manos ensangrentadas,
La noche tiene vida breve
La celda de detención no dura para siempre
Ni los eslabones de ninguna cadena

Nerón murió, Roma sobrevivió
Resiste con sus propios ojos
Y las semillas de una seca espiga
Llenarán el valle de trigo.

Ayman PR – Palestinian rapperz

Palestinian Rapperz es un grupo de jóvenes palestinos que buscan expresar sus sufrimientos sobre los problemas diarios que encaran sus compatriotas. Descubrieron que el hip-hop era la manera más eficaz de compartir sus pensamientos y esperanzas para el futuro de Palestina y su gente. El hip-hop también les ha dado la capacidad de ofrecer una manera pacífica de protestar contra la ocupación de su tierra y la opresión de su gente.

Busqué un libro para estudiar nuestra historia
Y lo encontré lleno de expulsiones y migraciones
Todo escrito con tinta de sufrimiento

Decía que salimos de una tormenta de arena
Y del barro nacimos
Para que probemos lo amargo
Y para que nos traten como invisibles.

El libro de nuestra triste historia:
En la página 22, el mandato británico sobre Palestina
En la página 46, la decisión sobre la división
En la 48, el río de lágrimas de los refugiados
En la 67, la guerra de los siete días

De la 87 a la 91 estuvimos iniciando la primera Intifada
Contra la política de romper huesos
Que ejercieron contra nosotros para pararnos
Pasan los días y la historia se repite.

Le trio Joubran

Le Trio Joubran es un trío conformado por los hermanos Samir, Wissam y Adnan que descienden de una familia de fabricantes y músicos de laúdes desde hace cuatro generaciones.

En una de sus composiciones conjugaron su música con la poesía “No hay tiempo para el mañana” del palestino Mahmoud Darwish:

No hay tiempo para el mañana,
Paseo, camino, corro, subo,
bajo, grito, ladro, gruño
llamo, aullo, acelero, aminoro
me derrumbo, me limpio, me seco,
ando, echo a valor,
veo, no veo, tropiezo,
me pongo amarillo, verde, azul,
estallo, tengo sed, cansancio, hambre
me caigo, me levanto,
corro, olvido, veo, no veo,
recuerdo, escucho, miro,
desvarío, delirio, murmuro, grito,
no puedo, gimo, enloquezco, me extravío
me consumo, me multiplico,
asciendo, me estrello,
y pierdo el sentido.

Juntos, los músicos que participaron en el documental “Checkpoint Rock: canciones desde Palestina”, compusieron una canción, de la cual reproduzco algunos fragmentos:

Una madre muere en el checkpoint
Antes de darnos a luz.
Mientras el mundo mira para el otro lado
Los niños siguen naciendo bajo bombas y fuego
Y el mundo nos deja al margen del camino.

Nuestra realidad es ficción para vosotros.
Dormís mientras nosotros dormimos
Bajo una lluvia de clavos.

Por eso me cubro con música y canto
La justicia no se pierde
Mientras alguien la pida

El amor es mi arte, mi lengua, mi patria,
Mi patria es mi arte, mi amor, mi arte
Mi lengua, mi arte, mi amor, mi patria.
Mi patria, mi amor, mi arte, mi lengua.

La realidad se convirtió en un rayo
¿conoces esa sensación? Claro que no
¿Te da escalofríos? Claro que no
Nunca lo has sufrido

Ojalá veas que has dejado a un pueblo sin hogar
Lo ves, pero sigues feliz y nosotros asqueados.

Cada día gritamos queremos humanidad.
Culpo a todos los que callan viendo mi sufrimiento
¿Cuántos murieron ya? Digo basta, mundo.
Paremos el río de sangre todos unidos.
Basta ya de segregación.

Tres cuartos de la gente no tiene casa,
Y mucha gente vive entre paredes que los separan
El resto vive deseando que la gente despierte
Y caigan las barreras.

Palestinian checkpoint rock, construyendo puentes de comunicación
Palestinian checkpoint rock, rompiendo el silencio
Palestinian checkpoint rock, manteniendo las raíces
Palestinian checkpoint rock, deshaciendo los muros

Anuncios

Acerca de Giselle Habibi

Soy periodista, traductora y bailarina de danza árabe, pero ese es mi ego hablando. Mi yo interior es un espíritu despierto, un alma ecléctica que vive el presente apasionadamente. Creo que en la amplia variedad de habitantes de este mundo tenemos una fuente inagotable de maestros así como de compañeros para disfrutar el samsara. Desearía que cuidáramos mejor a la naturaleza y especialmente a nuestra familia humana, porque todos somos UNO y lo que pensamos, hacemos y decimos reverbera para siempre.
Esta entrada fue publicada en actualidad, cine, geopolítica, música y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s