Islam, homofobia y armas en Estados Unidos

El tema del ataque en Orlando en el que 50 personas perdieron la vida esta semana pasa por varios frentes: 1) la venta indiscriminada de armas en Estados Unidos, 2) la tendencia del Islam a la homofobia y 3) la islamofobia de quienes consideran que el motivo detrás de este acto de violencia fue la religión.

En primer lugar debemos tomar el cuenta el contexto en el que tuvo lugar este ataque: un país en el que los ciudadanos tienen derecho a adquirir armas de alto poder sin restricciones. Tristemente, este es uno más de los muchos otros tiroteos en los que civiles inocentes han perdido la vida en Estados Unidos. En esta ocasión fue cometido por un hombre que afirmaba ser musulmán y asistía a la mezquita a rezar con regularidad, sin embargo muchos de los ataques anteriores han sido cometidos por ciudadanos que no actuaron por motivos religiosos. Como ejemplo citemos a Christopher Sean Harper-Mercer, que mató a 9 personas en Roseburg, Oregon en 2015, Seung-hui Cho que mató a 32 en Blacksburg, Virgina en 2007 y Eric Harris y Dylan Klebold,  que mataron a 13 en Columbine, Colorado en 1999.

Omar Mateen, nacido en Estados Unidos de padres afganos, fue el autor del tiroteo más reciente, que resultó ser el más mortífero hasta ahora en la historia del país. Al llamar al número de emergencia 911 desde la discoteca gay Pulse, Mateen dijo que actuaba en nombre del Estado Islámico (que horas después se atribuyó el atentado), si bien las autoridades estadounidenses han negado que existan pruebas concluyentes para afirmar que exista una relación entre ambos.

omar mateen

Cabe notar que el FBI ya tenía a Mateen en la mira luego de que en 2013 sus compañeros de trabajo reportaron que había hecho comentarios que denotaban tendencias terroristas. Sin embargo, tras interrogarlo en dos ocasiones, el FBI concluyó que no representaba una amenaza de seguridad.

Está claro que no todos los musulmanes son homófobos, y que muchos han condenado abiertamente los atentados, empezando por la Organización de Cooperación Islámica conformada por 57 países, así como políticos, diplomáticos y ministerios de países como Arabia Saudita, Pakistán, Irán y Egipto, así como el Consejo de Cooperación del Golfo para los Estados Árabes. Asimismo, miembros de la comunidad musulmana en Estados Unidos acudieron a donar sangre para los heridos y organizaron oraciones comunitarias por las víctimas y sus familias y expresaron su solidaridad con la comunidad LGBT.

No obstante, esto no debe impedirnos reconocer el hecho de que el Islam considera a la homosexualidad “haram” (pecado) -al menos para los musulmanes-, aunque existen diferencias sobre la manera en que esta “desviación” debe ser tratada. Las soluciones ofrecidas por el Islam son el matrimonio con una persona del sexo opuesto (como si eso “corrigiera” mágicamente las preferencias sexuales de una persona), la oración y el arrepentimiento, mientras que las interpretaciones sobre los castigos aplicables van desde los latigazos hasta la muerte.

En Internet existen infinidad de videos y páginas web con opiniones de ulemas explicando las razones por las que la homosexualidad es pecado. El Corán (el libro sagrado sobre el cual se basa la ley islámica, la Sharia) hace referencia al tema en las suras Al-Araf (80-81) y Ash-Sura (165-166), por citar dos ejemplos, y también existen hadices “sahih” narrados por Bukhari y Abu Dawud, entre otros, que condenan la práctica.

Asimismo, existen documentales sobre la relación entre el Islam y la homosexualidad que valdría la pena ver antes de apresurase a decir que el Islam tolera la homosexualidad. Dos de ellos fueron dirigidos por Parvez Sharma, un musulmán homosexual de la India: “A jihad for love” (Una yihad por amor) –  2007, y “A sinner in Mecca” (Un pecador en La Meca) – 2015.

Por otro lado vale la pena recordar que la homosexualidad entre musulmanes puede castigarse con la muerte en varios países en los que el Islam es la religión preponderante, como Arabia Saudita y Yemen, entre otros de la región.

Paradójicamente, aunque el propio padre de Mateen, Seddique Mir Mateen, condenó en varias entrevistas las acciones de su hijo, en un video afirmó que “corresponde a Allah castigar a los homosexuales.”

El presunto candidato republicano a la presidencia Donald Trump aprovechó el incidente para reforzar su argumento de prohibir la entrada de musulmanes a Estados Unidos. No obstante según el Pew Research Center, existen alrededor de 3.3 millones de musulmanes en Estados Unidos, muchos de los cuales nacieron en el país o se han naturalizado y lo consideran su hogar. ¿Qué se debería hacer con ellos?

Shawn Ahmed, un musulmán abiertamente homosexual que vive en Canadá, dijo en Twitter un día después del atentado: “Soy gay y musulmán y quiero decirle a la comunidad LGBT que el atacante de Orlando no refleja mi fe como musulmán”. Muchos musulmanes se apresuraron a responderle que si era gay no podía ser musulmán, otros lamentaron que no haya sido una de las víctimas y le recomendaron arrepentirse porque de lo contrario se iría al infierno directamente. Ante estos comentarios, Ahmed (@uncultured) respondió: “Si todos los musulmanes en mis menciones que me condenan por ser musulmán y gay pudieran condenar al atacante musulmán sería genial”.

shawn

Creo que eso es lo que todos debemos hacer: condenar este acto de violencia que no estuvo motivado por otra razón que no sea la intolerancia, igual a la de la extrema derecha y los cristianos conservadores, que como otros colectivos en Estados Unidos también repudian la homosexualidad. Asimismo el FBI está investigando las afirmaciones de que Mateen frecuentaba el club Pulse y usaba aplicaciones gay pese a tener un hijo de 3 años. Quizá la motivación de este hombre desequilibrado fue intentar matar su propia homosexualidad.

Por otro lado es evidente que las reglas sobre la venta y portación de armas deben cambiar, no por la amenaza del fundamentalismo islámico, sino por el riesgo que representa que estén al alcance de cualquiera que pueda pagarlas.

Finalmente la comunidad musulmana en Estados Unidos (y el resto del mundo) debe seguir condenando abiertamente estos ataques, y respaldar sus declaraciones con muestras palpables de tolerancia y solidaridad, el mejor antídoto ante la creciente islamofobia mundial.

 

Acerca de Giselle Habibi

Soy periodista, traductora y bailarina de danza árabe, pero ese es mi ego hablando. Mi yo interior es un espíritu despierto, un alma ecléctica que vive el presente apasionadamente. Creo que en la amplia variedad de habitantes de este mundo tenemos una fuente inagotable de maestros así como de compañeros para disfrutar el samsara. Desearía que cuidáramos mejor a la naturaleza y especialmente a nuestra familia humana, porque todos somos UNO y lo que pensamos, hacemos y decimos reverbera para siempre.
Esta entrada fue publicada en actualidad, espiritualidad y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Islam, homofobia y armas en Estados Unidos

  1. maria alejandra dijo:

    yo, maria alejandra aguilar, repudio todo acto de violencia. desde estos, a los cometidos por la iglesia catolica en todas las ocasiones historicas: lease inquisicion quema de brujas , imposicion de la fe en america destruyendo toda la diversidad cultural e intelectual de las civilizaciones preexistentes en america etc. todos son holocaustos y genocidios, las bombas de hiroshima, los ataques terroristas invasiones a paises lejanos ,mantener sometidos al hambre al resto del mundo y las masacres aberrantes amparadas por una religion donde los inseguros se escudan en una practica religiosa: lease la homosexualidad, el casarse con nenas prepuberes para asegurar su virginidad, mutilar los genitales femeninos para asegurar q la compañera sea fiel, violar a las mujeres para inseminar con un tipo determinado de etnia y por sobre todo la violencia hacia la diversidad de pensamiento q solo indica inseguridad e inferioridad intelectual por no saber expresar sus ideas pensamientos y sentimientos .lo disimil o diferente es solo eso diferente no es peligroso ni enemigo y debemos coexistir y cohabitar en este hermoso planeta ,si estamos seguros de nuestras preferencias mantengamonos firmes en ellas y respetemos a las q no son iguales y debemos respetar al otro. hay actos q pertenecen al ambito privado e intimo esto es para todos pues podemos herir el pudor del otro sin ninguna necesidad
    con solo decir esto no lo quiero para mi ya esta sino cualquiera puede venir a arrasar con mi vida y la de mis afectos .soy conciente q dejo sin mencionar muchos sean libres de completar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s