Visitar El Cairo como bailarina de danza oriental

(Escribí este artículo originalmente para la revista Rakasse, pero dado su gran éxito decidí compartirlo también aquí, en mi blog. Si quieres leer mis memorias personales de El Cairo haz click aquí).

Si llevas suficiente tiempo bailando belly dance, seguramente ya te cruzó por la mente visitar El Cairo. ¡No lo pienses más!, esta es una experiencia que toda bailarina de danza oriental debe vivir al menos una vez en su vida por varias razones.

La más importante es que es imposible interpretar debidamente la danza de una cultura a menos que la conozcas de primera mano, y eso no se logra a través de YouTube, sino asistiendo a espectáculos para ver a las egipcias mismas bailar, tomando clases con maestros locales, caminando por las calles de El Cairo y empapándose de la vibra del pueblo al que intentamos representar. Sin esto, el riesgo de caer en apropiación cultural y desvirtuar el espíritu auténtico de la danza aumenta.

Como escribió Edward Said (1935-2003), crítico y teórico literario y musical y activista palestino-estadounidense, en su colección de ensayos “Reflections On Exile: And Other Literary And Cultural Essays” sobre la danza de la bailarina egipcia de la época de oro Tahiya Carioca: “Al igual que en las corridas de toros, la esencia del arte clásico de la danza oriental no radica en cuánto sino cuán poco se mueve la artista; sólo las novicias o las deplorables imitadoras griegas y estadounidenses utilizan los desenfrenados movimientos y meneos que pasan por sensualidad” y estilo casi cabaretero”.

Por ello comparto con ustedes 10 cosas que no debes dejar de hacer cuando visites El Cairo:

1) Asistir a cuando menos tres espectáculos de danza.

Aunque el show de Dina es caro, ella es la última diva egipcia de la danza oriental, así que no puedes darte el lujo de perdértela. Suele presentarse en el Semiramis Intercontinental, pero de forma intermitente, así que te sugiero llamar antes para preguntar quién será la estrella en la fecha en la que viajas (+202 27988000). Existen otros hoteles de cinco estrellas que ofrecen espectáculos de belly dance, como el Marriot y el Sheraton.

También te recomiendo asistir a algún show en uno de los cruceros que recorren el Nilo por la noche. El más elegante es el Nile Maxim y aunque las bailarinas suelen ser extranjeras, seguramente disfrutarás la música en vivo y podrás ver de primera mano lo que una artista de la danza oriental necesita además de bailar bien para “armar la fiesta” y animar al público.

Otras opciones son Pharaohs boatBlue Nile Boat y Nile Crystal,

 

Debo decir que tiene años que no voy a El Cairo, pero antes, en la calle de las Pirámides (Haram Street) había varios centros nocturnos que ofrecían no solo espectáculo de belly dance sino música en vivo interpretada por varias bandas de distintos países árabes. ¡Una verdadera gozada! La bailarina solía salir muy tarde (tipo 3:00 o 4:00 de la mañana), así que si decides ir prepárate para una noche larga pero muy divertida. Eso sí, procura ir en grupo o al menos acompañada, puesto que no se ve bien que una mujer vaya sola a este tipo de lugares.

2) Ver algún espectáculo de folclor.

Dos opciones son el Centro Cultural Makan (1 Saad Zaghloul St.) que ofrece shows de zaar y música tradicional y Wikala al Ghouri, en donde podrás presenciar un show sufi con tanoura.

 

3) Tomar clases de danza.

Todas sabemos sobre los festivales de danza de El Cairo. Si bien el más conocido es Ahlan wa Sahlan, organizado por Raqia Hassan, también existen otras posibilidades para tomar clases con maestros locales y extranjeros como Raqs of Course, organizado por Randa Kamel, Cairo Khan y Nile Group Festival, entre otros. La experiencia es enriquecedora no solo por las clases, sino también porque tendrás la oportunidad de escuchar a buenos músicos y ver a bailarinas de todo el mundo participando en las galas y concursos. Y si estás en el negocio de organizar festivales internacionales y traer maestros del extranjero, estos eventos son también un buen lugar para conocer gente.

4) Mientras estés en El Cairo hay al menos dos museos que no puedes dejar de visitar: el Museo Egipcio de Antigüedades, que contiene la colección de piezas de la era faraónica más grande del mundo,

y  el Museo de Umm Kulthum (1 El-Malek El-Saleh, Al Manial, Cairo ) en donde podrás ver documentales y fotografías de la cantante egipcia más famosa de todos los tiempos, manuscritos originales de algunas de sus canciones, así como vestidos, zapatos y lentes que usó la diva.

museo-um-kulthum

5) Ir al mercado de Khan el Khalili. Te aconsejo que lleves suficiente dinero contigo porque se te antojará TODO, no solo trajes de belly dance y accesorios sino también artesanía, joyería y, sobre todo, música. Algunas opciones para comprar en Khan el Khalili son la tienda de Mahmoud Abd El Ghaffar (73 Gawharal Qayid St.), la tienda de Yasser y la de Gamal El Sawy, que no solo vende música sino también películas, estas dos últimas ubicadas cerca del café El Fishawy, una excelente opción para fumar una shisha y descansar de las compras en un histórico lugar que solía ser frecuentado por el escritor egipcio Naguib Mahfouz, premio Nobel de Literatura.

fishawy

6) Si prefieres comprar un traje de belly dance a la medida puedes contactar a Eman Zaki, Hallah Moustafa, Amira el Kattan o Aleya.

7) Naturalmente no debes dejar de visitar los principales atractivos turísticos de la ciudad, como las pirámides,

piramides

la mezquita de Al Azhar (en donde puedes dar una propina al cuidador para que te permita admirar la vista de la ciudad desde el minarete),

vista-minarete

la ciudadela medieval de Saladino, el parque de Al Azhar (desde donde se contempla una magnífica visita de El Cairo al atardecer)

ciudadela-saladino

y Cairo Tower, que tiene un mirador de 360 grados.

cairo-tower

8) Comprar instrumentos en la calle de Mohamed Ali. Claro, ya no es lo que era hace 20 años, pero este rincón de El Cairo sigue teniendo algunas de las mejores tiendas de instrumentos de la ciudad. Puedes encontrar desde tabla (como se conoce al derbake en Egipto) y riq hasta oud y rababa. Algunas de las tiendas más conocidas son Henkesh, Hamido, Bait el Oud y Al Ahram.

9) Los egipcios son amigables y coquetos, así que prepárate para conocer personajes interesantes que se te acercarán para intentar venderte en todos los idiomas posibles. Tómalo como parte de la experiencia y aprovecha estos encuentros para preguntar sobre sus cantantes, lugares y bailarinas favoritas y conocer su sentido del humor. Y si al final decides comprarles algo, regatea, eso es parte de la cultura y siempre conseguirás un descuento.

10) Abre los oídos y los ojos, fíjate en sus expresiones corporales y faciales, en el tono que utilizan al hablar y en la música que se oye en los taxis y restaurantes. Trata de empaparte de su vibra para que luego puedas trasladar todas estas impresiones a tu danza.

Te garantizo que a tu regreso no bailarás igual, y si tienes la fortuna de ver a egipcias bailar, comprenderás las muchas maneras de hacer shimmy y todo lo que este movimiento es capaz de expresar.

Comprensiblemente quizá temas visitar Egipto después de las noticias del grupo de mexicanos que murieron en Egipto en septiembre de 2015 en un operativo del ejército en el que fueron confundidos con terroristas, pero en términos generales Egipto es un país seguro en el que los atentados son infrecuentes y, además, es un destino relativamente barato, especialmente debido a la crisis económica desencadenada por los cambios de régimen tras la Primavera Árabe. Así que tanto la economía del país como los “sobrevivientes” de la danza oriental que la mantienen viva agradecerán tu visita.

Por supuesto hay otros países que puedes visitar para aprender más sobre belly dance, como Líbano, Turquía y Emiratos (Dubai), pero solo Egipto es la tierra de las awalim y las ghawazee, de Samia Gamal, Tahiya Carioca y Naima Akef, de Souhair Zaki, Fifi Abdo y Nagwa Fouad, de Lucy, Dina, Randa Kamel y tantas otras bailarinas que nos han inspirado y continúan inspirándonos.

Como dice Naguib Mahfouz en “Embeleso”, parte de su colección Ecos de Egipto: “Una bella mujer da vueltas en torno al halo de la música y los corazones puros la aman. Pero no se encuentra ningún resto de ella, excepto en el mundo de la música: ha elegido el corazón de la música como su hogar favorito, que nunca abandona”.

______________________________________________________________

Sobre la autora:

enalazharGiselle Rodríguez es periodista, traductora, bailarina y profesora de danza oriental. Es la autora del libro “Danza Oriental en Egipto”, una investigación de 23,000 palabras que reconstruye la historia de la “danza del vientre” desde la época faraónica en la actualidad.

Actualmente trabaja como editora para la agencia internacional de noticias financieras Bloomberg News, toma clases de canto árabe y riq y da clases de danzas árabes en su escuela en la Ciudad de México: Estudio Giselle Habibi.

 

Acerca de Giselle Habibi

Soy periodista, traductora y bailarina de danza árabe, pero ese es mi ego hablando. Mi yo interior es un espíritu despierto, un alma ecléctica que vive el presente apasionadamente. Creo que en la amplia variedad de habitantes de este mundo tenemos una fuente inagotable de maestros así como de compañeros para disfrutar el samsara. Desearía que cuidáramos mejor a la naturaleza y especialmente a nuestra familia humana, porque todos somos UNO y lo que pensamos, hacemos y decimos reverbera para siempre.
Esta entrada fue publicada en arte, belly dance, danza, viajar y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s